El fin de semana pasado un grupo de nueve chicas fue a pasar el fin de semana a un camping en Oliveros, a 27 kilómetros de Rosario. Y algunas de las jovenes son parejas, en un momento en que estaban en la pileta, una encargada del camping tuvo una actitud de racismo y discriminación ante dos jóvenes homosexuales que sólo se daban besos y abrazos, como cualquier otra pareja.

"Hoy en el Camping supeh, en Oliveros mientras estábamos en la pileta, nos vinieron a decir exclusivamente que "no nos tocáramos", (entre mujeres) porque era un lugar "familiar", que "respetaban" las elecciones de cada uno pero que teníamos que "respetar" nosotras también, ¿¿a la gente bien?? Aclaro (aunque no sea necesario y es molesto) que no fue más que el mismo beso y abrazo que se dieron el resto de las parejas heterosexuales, a las que no les dijeron nada", expresó Victoria, una de las jovenes en las redes sociales.

Las chicas se comunicaron con personal de la Subsecretaría Provincial de Políticas de Diversidad Sexual del gobierno provincial que, según confirmaron, evalúan hacer una denuncia al Inadi, que el año pasado inauguró su primera oficina en Rosario.